Desarrollo de la motricidad fina en los niños

Desarrollo de la motricidad fina

Se define motricidad fina como el grupo de acciones que podemos realizar con ciertos músculos como lo son los faciales o de las extremidades, que involucran no solo las manos o los dedos de los infantes como se cree erróneamente, pues al hablar de estas habilidades también se incluye la motricidad buco-facial u ocular. La coordinación de la mano y el ojo constituyen uno de los objetivos principales para la adquisición de destrezas en el desarrollo de la motricidad fina en los niños y niñas.

Las habilidades motrices involucran esfuerzos coordinados del cerebro y de los músculos, de igual manera, se desarrollan a partir de las habilidades motoras gruesas que nos permiten realizar movimientos más grandes.

EJEMPLOS DE MOTRICIDAD FINA

A continuación conoceremos unos ejemplos de motricidad fina para que los niños y niñas desarrollen habilidades que le ayudarán a adquirir destrezas.

  • Separar dulces por colores, etc.
  • Agarrar un pincel para pintar.
  • Cuchareo con semillas
  • Colocar pinzas de ropa
  • Ensartar sopas en un popote
  • La escritura.
  • Recoger un pequeño elemento con el dedo índice y el pulgar
  • Ensartar cuentas
  • Recortar figuras.

Importancia del desarrollo de la motricidad fina

La importancia del desarrollo de la motricidad fina en los niños y niñas, se debe a que, es en esta etapa se adquieren ciertas destrezas que serán necesarias a lo largo de la vida. Por ejemplo, la coordinación de los movimientos de los músculos pequeños, como los músculos de manos, muñecas, pies, dedos, boca y lengua. Para ello, existen muchas juegos de motricidad fina que permiten ejercitar estos músculos, tales como, abrochar botones, cremalleras, vestir muñecos y disfrazarse, enroscar y desenroscar, modelar plastilina, encajar piezas, ensartar e hilar, hacer trazos, etc.

En el día a día los niños utilizan paralelamente ojos, manos, dedos, boca, lengua, pies, en actividades como cepillarse, vestirse, atarse los zapatos, comer, bañarse, pintar, colorear, garabatear, etc., es por ello que el desarrollo de la motricidad fina en los niños y niñas es muy importante en este período, ya que le da al infante autonomía e independencia en actividades cotidianas.

Tipos de motricidad fina

Existen dos tipos de motricidad fina: Las conductas motoras gruesas y las conductas motoras finas.

Las conductas motoras gruesas: Son los movimientos de las piernas, los brazos, los pies o todo el cuerpo entero. Es decir, son acciones como son caminar, correr, gatear, nadar y otras actividades que implican a los músculos más grandes del cuerpo. Un ejemplo de control de la motricidad gruesa es mover los brazos al saludar a alguien.

Las conductas motoras finas: Son exactamente pequeños movimientos que se producen en las manos, dedos de las manos, muñecas, pies, dedos de los pies, los labios y la lengua. Son los pequeños movimientos que se crean tales como recoger objetos entre el pulgar y el dedo índice, usando un lápiz para escribir con cuidado, sosteniendo un tenedor y usarlo para comer y otras tareas de músculos pequeños que se realizan casi siempre.

Estos dos tipos de comportamientos de la motricidad fina se desarrollan juntas y afectan la coordinación de músculos, huesos y nervios de los infantes. A través de cada período de crecimiento de la vida , como es la primera infancia, preescolar y en edad escolar, el desarrollo de la motricidad fina en los niños y niñas se fortalecen progresivamente y entre los 5 y 11 años de edad.

Entre mayor sea el uso de los músculos, mientras más practican deportes, tocan instrumentos, utilizan la computadora y la escritura, se va estimulando la motricidad fina en los niños.

Aspectos para el desarrollo de la motricidad fina

A continuación, veremos los aspectos más importantes para el desarrollo de la motricidad fina en los niños y niñas, en los niveles tanto escolares como en la educación infantil:

Habilidad motriz: Coordinación óculo-manual

Habilidad motriz: Coordinación óculo-manual

La coordinación óculo-manual, (ojo-mano), es la capacidad que posee una persona de usar paralelamente las manos y la vista, con la finalidad de ejecutar una labor, por ejemplo, coser, dibujar, atrapar una pelota al vuelo, escribir, peinarse, etc.

Requisitos para una adecuada coordinación viso-manual:

  • Lograr un desarrollo del equilibrio general del esquema corporal.
  • Adquirir independencia de los diversos músculos.
  • Tener una correcta adecuación de la vista con los diferentes movimientos manuales
  • Poseer bien definida la lateralización, bien sea izquierda o derecha, donde se mantenga una de las dos.
  • Lograr adecuación del trabajo muscular con relación a la actividad que se lleva a cabo.
  • Poseer buen sentido de la direccionalidad

Para todo esto influye tanto la maduración fisiológica del individuo, como la estimulación, prácticas y preparación realizada.

Habilidad motriz: Control facial

Habilidad motriz: Control facial

Consiste en aprender a controlar los músculos de la cara, lo cual es esencial para que los pequeños logren manifestar sus emociones y sentimientos. Este dominio se da en dos fases:

  1. Control espontáneo de los músculos de la cara
  2. Identificación como medio para expresar sus emociones.

De esta manera, los niños comprenden que emociones como la alegría se expresa a través de una gran sonrisa y que si algo los sorprende lo comunican con los ojos bien abiertos, al lograr controlar los movimientos de su cara, se aumentan sus posibilidades de comunicación.

Habilidad motriz: Articulación fonética

Habilidad motriz: Articulación fonética

Los niños en el transcurso del primer año empiezan a descubrir sonidos y los emiten. Esto se da paulatinamente, con el pasar de los días va madurando y logrando un aprendizaje que le permitirá pronunciar palabras de manera correcta. Poco a poco irá pronunciando más palabras y descubriendo más sonidos.

Al llegar a los 18 meses, podrá comunicarse, sostener una conversación, con pocas palabras y frases sencillas. El proceso continúa, para así lograr un grado de conciencia mayor.

Al llegar a la edad de 2-3 años:

La emisión de sonidos ha ido perfeccionándose, se emiten frases más largas y complejas. Culminando los tres años son pocos los sonidos que quedan por perfeccionar, el lenguaje es claro y fluido.

Coordinación Gestual

Coordinación Gestual

Para la realización de las diversas actividades de motricidad fina, los infantes necesitan tener un dominio de la mano en términos generales, pero de igual manera requieren dominar cada dedo. Existen ejercicios que desarrollan la motricidad fina y contribuyen al logro de estos niveles de dominio, pero se logra perfeccionarlos hacia los 10 años de edad.

Los dos primeros años, los infantes utilizarán sus dos manos para realizar las actividades, al llegar a los 3 años se arriesgarán a hacerlo usando solo una y al cumplir los 5 ya lograrán realizar más acciones con mayor precisión.

Los niños necesitan estimulación de la motricidad fina a través de ciertos ejercicios que les pueden ayudar a ir madurando y desarrollando sus habilidades motrices a medida que crecen. 

Problemas para desarrollar las habilidades motrices finas

Una de las razones por las cuales la motricidad fina pueden verse afectadas podría ser por una enfermedad, accidente cerebro vascular, lesión, deformidades congénitas, parálisis del cerebro o discapacidades del desarrollo. Estos problemas del cerebro, la médula espinal, los músculos o las articulaciones pueden tener un efecto en el desarrollo de las habilidades motrices finas en los niños.

Si un niño menor de seis años de edad no está desarrollando su habilidad motriz fina, va a mostrar problemas para controlar los movimientos del cuerpo coordinados con las manos, los dedos y la cara. En los bebés, con dificultades en la capacidad de sentarse o de aprender a caminar puede ser una señal inmediata de que puede haber dificultad con las habilidades en la motricidad fina.

Los niños también pueden mostrar señales de dificultades con labores escolares como cortar con tijeras, doblar la ropa, trazar líneas, agarrar o escribir con un lápiz. Estas son tareas que implican habilidades motrices finas, y si un niño o niña tiene dificultades al respecto, podría tener una mala coordinación ojo-mano y podría necesitar tratamiento para mejorar sus destrezas.

Rosmira Durango Causil
Sígueme en:

6 comentarios en “Desarrollo de la motricidad fina en los niños

  1. Rosana patricia parejo cahuana dice:

    Me parecio bueno el material

  2. Excelente material se que me va a servir de mucho apoyo gracias que Dios le bendiga

  3. Ana patricia becerra v dice:

    Gracias son de mucha ayuda tus aportes gracias a Dios eres una persona preparada .me gustaría que me colabores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *